CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Como el tango, «A media luz»

Todos los venezolanos sabemos que de lo único que nos enteramos a través de los medios y de los políticos de Venezuela, es lo que el régimen necesita que sepamos. Para todo lo demás existen Venezuela RED Informativa.us y todos los portales y redes de WhatsApp, casi que clandestinos, por donde el venezolano se entera de lo que realmente está pasando dentro y fuera del país.

Pero eso sí: por los medios que controla el régimen no hay forma de evitar que nos lleguen rápido, fuerte y bien clarito las burradas de Manuel Rosales, las pataletas fingidas por el cambio de fecha parapetadas por el CNE, el resultado de todas las disciplinas de todos los deportes, las dietas de moda y cómo se están moviendo las criptomonedas al inicio del mes de octubre.

Por eso: ¡Dios bendiga a la Internet! En esta comparsa política que es la Venezuela del siglo XXI, con todas sus reinas y mamarrachos disfrazados de cualquier cosa de lado y lado de la acera, la espantosa crisis eléctrica que mantiene a media luz a todo el país no existe. Tampoco que los papás tengan que llevarse los pupitres dañados de las escuelas y arreglarlos por su cuenta, como parte de los “nuevos” requisitos para que los muchachos inscriban el año escolar.

Ni que la economía criminal ascienda a niveles cada vez más salvajes. Lógicamente: las fuerzas armadas “institucionalmente” se dedican a la extorsión, al robo, al narcotráfico y al aseguramiento y protección del buen desempeño de las bandas trasnacionales del crimen, como el Tren de Aragua y el propio Cartel de los Soles, que exportamos con todo orgullo revolucionario a buena parte de América.

Y tengo claro que no estoy comentando nada nuevo, nada que toda Venezuela ya no sepa, viva y sufra. Pero parece que solo unos pocos, contados con los dedos de una sola mano, lo estamos diciendo. El resto de nuestra clase política mira pa’ otro lado o finge que no está pasando nada. Todos los demás, en cadena de oración, esperan pacientemente que Diosdado y Padrino le entreguen el gobierno a María Corina el año que viene. Y mientras confiamos que eso suceda la gente, el venezolano y toda Venezuela, que se joda y que siga bien jodida.

Total, lo urgente se tiene que tragar a lo importante. Y con ese cuento, nos llevan adormecidos desde el revocatorio de 2004. Está bueno de aguantarse, Venezuela. Ta’ bueno de esperar que las cosas, los milagros y las ayudas de afuera aparezcan. No puede ser que todo un país se esté desaguando y oscureciendo día tras día y solo confiemos en nuestra buena suerte.

Por cierto: ¡buena suerte que hace años cambió de manos! Ahora quien la tiene es el dueño del mejor sistema electoral del mundo, con sus máquinas arregladas y su sala de totalización del CNE.

Por eso: ¡Dios, Venezuela Libre y Cese de la Ocupación!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba