El Fogón de la Editora

JUVENTUD DIVINO TESORO

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Un homenaje que conmemoré el Día de la Juventud en Venezuela no consiste en pintarles las patillas a unos cuantos muchachos con carboncillo, ni vestir a las niñas con cofias de la colonia. ¡El régimen lo único que conoce es de poner disfraces!

Tampoco puede ser que las porquerías esas de políticas públicas, heredadas del lenguaje cuartelario de Hugo Chávez, con el remoquete de “misiones”, todavía quieran hacer creer que funcionan. Como es el caso de la «chamba juvenil», o como le hayan llamado, una forma disfrazada de mendicidad para los muchachos. Una plata que les dan, que no llega ni a 3 dólares mensuales, que si acaso alcanza para meterle un poquito de saldo a sus teléfonos. Pero, supuestamente, es con el objeto de que los chamos, a partir de los 16 años, estén disponibles para desempeñar su primer trabajo.

Pero nada de eso sirve, ni nada de eso puede funcionar en un país donde el empleo formal se ha reducido a niveles dramáticos. Donde familias enteras se están “reinventado” diariamente para no morir de hambre.

Tampoco les significa algo a los jóvenes de nuestro país que, en una de las tantas bravatas de la dictadura, diga que van a convocar a los chamos para que reemplacen en las aulas de clases a los maestros que protestan, por reclamar estos sus sueldos y pensiones en dólares.

Un régimen culpable del éxodo forzado por el hambre y las necesidades de una cantidad increíblemente grande de familias venezolanas. Una dictadura que ha empujado fuera del país a varios millones de venezolanos hombres, mujeres, viejos y chamos al desarraigo de su cultura, forma de vida y hasta de idioma, que ahora salga con el cuento de conmemorar el Día de la Juventud, lo que da es risa, u otra cosa peor.

Chávez, Maduro y todos esos desgraciados han sido los culpables de empujar de Venezuela a los hombres y las mujeres que se llevaron consigo a los niños y jóvenes del país. Esos chamos que ya no están en las escuelas, ni en los parques o las playas y montañas de Venezuela.

Chávez, Maduro y todos esos bichos han creado las condiciones con mala fe, robo, saña y profundo odio hacia el venezolano, para que la actual juventud de nuestro país tenga muy poco que celebrar, al menos mientras todos ellos continúen en el poder.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba