CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

El Padrino II

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

EL PADRINO de las narcofuerzas armadas bolivarianas otra vez juega adelantado. Petro no ha terminado de calentar su silla en la Casa de Nariño, y le sale el narcogeneral venezolano con un encargo de parte del Cartel de los Soles. Pide la restitución de las relaciones militares entre ambos países de forma inmediata, normalización y vista gorda a lo largo de los dos mil y tantos kilómetros de frontera por parte de ambas fuerzas armadas.

Petro, quien seguramente es más inteligente que el malandro bolivariano, responde: primero normalizarán los intercambios humanos, sanitarios, culturales y comerciales entre ambos países…

Casi que dándole un coscorrón al venezolano por gafo, matiza la torpeza del PADRINO. Al menos por el momento no se puede considerar que la absoluta concordia fronteriza sea inmediata. A sabiendas que la preocupación del PADRINO gira en torno al mejoramiento de la protección, la custodia y la seguridad de los múltiples laboratorios, cargamentos y pistas de aterrizaje bajo administración del Cartel de los Soles, para llevar a cabo su trabajo patriótico: producir y vender drogas.

Padrino López no puede dejar de ser más de lo que es: un miserable estúpido, traficante de estupefacientes, mil veces traidor al gentilicio, a la historia y a la raza venezolana.

Cada vez que EL PADRINO suelta alguna de las suyas, me viene a la retina aquella foto de Fidel moribundo, y a sus pies, como perro echao, Padrino López, escuchándole embelesado los cuentos y las patrañas al gran asesino de América.

Yo, Pablo Medina Carrasco, espero muy pocas cosas buenas por parte del nuevo gobierno colombiano de Gustavo Petro. Muy pocas cosas buenas para la Venezuela que vale la pena; para la Venezuela que es más que la otra, para la Venezuela que es mejor y está en peores condiciones que la del gobierno, su oposición y demás enchufados. Sin embargo, quiero creer que podría existir algún tipo de control remoto desde el Departamento de Estado norteamericano. O algo así como un buen manejo de la lógica en las relaciones mundiales modernas de las que, al menos, podamos esperar un bajo daño que, estoy seguro, va a producir el nuevo gobierno de Colombia sobre toda Venezuela.

Tampoco espero que alguno de los patrones extranjeros que jefean al narcoregimen de Caracas, pierdan su tiempo recomendándole a todos esos bandidos algo de prudencia y de sentido de la oportunidad.

Porque, al final, el asunto es que todos estos pillos y sus compinches pareciera que andan por su cuenta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba